Un día mientras escuchaba una canción de la Oreja de Van Gogh del 2009 “El último Vals” vino a mi mente una -quizás- alocada reflexión y me hizo pensar si podríamos tener obsesión o adicción a una ciudad, ya que en su letra puedes encontrar la frase “en mi lista de obsesiones”  y es por eso me pregunto ¿Podemos ser adictos a vivir en Málaga?

Creo que sí. Una adicción de las buenas, y ahora me queda demostrar con estas 10 experiencias o buenas razones. 

Adicción de vivir en Málaga.

1. Museolandia

Si ya de por sí eres un amante y te gustan los museos, en Málaga te harás adicto a ellos. Hay tantos y variados.

Presumirás de cada uno y querrás ir a todos, sobre todo los domingos, cuando la entrada es libre en la mayoría de ellos. Por algo es la “Ciudad de los Museos”

Y desde diciembre del 2016, se han sumado más de 2 mil piezas, a la lista de adicción, en el nuevo Museo de Málaga ubicado en el Palacio de la Aduana.

Lista de Museos en Málaga.

2. Pescado hasta en los sueños

El solo hecho de estar cerca del mar, esta adicción aflora mucho.

Pescado por aquí, pescado por allá. Si hasta los malagueños son conocidos como boquerones, con eso ya te digo todo.

Hablar de pescado en Málaga es casi un deporte. Sabrás que eres adicto cuando estás fuera de Málaga y ves una foto de Espetos, pescaíto frito o fritura malagueña y te darán ganas de regresar de inmediato.

Espetos. vivir en Málaga.

Espetos malagueños.

3. Costa del Sol

Si vienes a vivir en Málaga desde un lugar gris o con el clima no tan agradable, te harás un adicto al cielo azul y sol radiante en más de 300 días al año.

Tu adicción se reflejará en Instagram, al presumir del buen tiempo, mientras en el resto de Europa están bajo cero. Eso sí, al llover, renegarás, ya que la adicción al buen clima es así.

El cielo malagueño en invierno.

El cielo malagueño en invierno, desde la Plaza de la Constitución.

4. Calle Larios

Adicto a una de las calles más bonitas de Europa.

Querrás reunirte todo el tiempo en la calle Larios. Tomarás fotos en Navidad, carnavales, cuando llueva, durante el festival de cine, cuando vas de compras, regreses de fiesta y un largo etcétera.

Tu adicción se notará aún más, cuando veas tu móvil lleno de fotos de la calle Larios. Las mostrarás todo el tiempo en tus redes sociales.

Vivir en Málaga.

El Biznaguero en la Calle Larios.

5. Un Mitad por favor

Adicto a la cafeína o a pedir un café de forma diferente.

Después de vivir en Málaga un tiempo, te sonará aburrido decir “café con leche”. Un mitad, nube, sombra, te sonarán más cool y dirás a todo el mundo que aprendan este vocabulario antes de visitar Málaga. 

6. Con final feliz

Te harás adicto a los hermosos atardeceres (y amaneceres si es que madrugas).

Ya sean desde Pedregalejo, la Malagueta, el puerto, desde los montes, y otros lugares.

Tus fotos serán exitosas en las redes sociales y tu adicción se verá halagada cuando recibas muchos likes y comentarios. 

Vivir bien en Málaga.

Atardecer en Pedregalejo. Málaga.

7. ¿Cuál es el pueblo más bonito?

Una pregunta difícil de responder, ya que tienes lugares con mucho encanto y muy cerca de casa.

Si no te basta con los históricos sitios y lugares de interés en el centro de Málaga, la adicción te hará ir a pueblos tan bonitos: Mijas, Ronda, Nerja, Frigiliana, Torrox, Ardales, Maro, serán testigos de tu adicción y así hasta llegar a sus 103 pueblos.

Seguro te pondrás una meta de visitar todos, no importa cuándo, pero estarán en tu lista de viajes y escapadas.

Vivir bien en Málaga.

Nerja. El Balcón de Europa.

8. A comer un Campero

Si no te es suficiente pedir un café de forma diferente, te harás adicto a cambiar las frases.

No es lo mismo decir un bocadillo de jamón, queso, lechuga y tomate, que decir Un Campero. Hay tantas frases y expresiones malagueñas que querrás saber todas.

Tu vocabulario, nunca más será lo mismo.

9. Fiesta pa’quí, fiesta pa’llá

Si llegaste al 9, ya eres un adicto casi crónico.

Vivir en Málaga, te hará celebrar todo. Hay cada fiesta y feria, casi por cada pueblo que existe. Es que el buen clima ayuda mucho.

Tinto de verano. Vivir bien en Málaga.

Tinto de Verano en pleno invierno. Celebrando el buen clima.

10. ¿A dónde vamos?

Vivir en Málaga, te hará adicto a viajar.

Es que tener un mega aeropuerto, a tan solo 12 minutos en tren desde el centro de la ciudad, es una gran ventaja.

Cómo no vas a ser adicto, ya que el aeropuerto opera vuelos a más de 115 destinos diferentes. Ni te cuento de las nuevas rutas, que se abren cada temporada de verano. Siempre tendrás opciones a volar desde aquí. 

¿Y si no hay vuelo a un destino? También están las estaciones de tren y autobuses con muchas más rutas.

Diagnóstico de vivir en Málaga

Es fácil ser adicto a vivir en Málaga. Considerada de forma constante, como una de las ciudades de Europa, con mejor calidad de vida. Se nota mucho.

Si llegaste aquí, es porque necesitas ver un médico para curar tu adicción. Aunque es posible, que el médico también tenga lo mismo. 

¿Algo más que añadir? ?

Todos los artículos sobre Málaga aquí. 

Fotos vía Instagram. 

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios.

Gracias por compartir en tus redes sociales.