Leer, comentar, preparar y hasta soñar con el gran viaje puede ser algo muy estimulante. Es una de las bondades que te permite el internet en cualquier momento y fantasear –casi- desde cualquier parte. Como por ejemplo, pasar horas y bucear en algún blog de viajes, revista o alguna red social, pensando con emoción y hasta decir en voz alta, en el ojalá “yo sea quien haga El GRAN viaje”.

El Gran Viaje de Elvira.

Imagen vía Shutterstock

El Inicio

Elvira y yo nos conocimos de casualidad. Aunque la palabra casualidad suene a formalismo, fue así. Me dijo que llegó a mi blog a través del post de Recomendaciones para Viajar al Perú.

Un día cualquiera, estuve revisando los mensajes en mi página de Facebook y encontré entre ellos, un pliego de preguntas, de mi ahora amiga campechana.

Elvira había puesto su sueño, su mira, sus esfuerzos en preparar el gran viaje: Conocer una de las nuevas 7 Maravillas del Mundo: Machu Picchu.

Cómo llegar o viajar a Machu Picchu por tu cuenta

No tuve reparos en contestar la mayoría de sus dudas relacionadas a organizar su aventura. Aunque mis amigos me esperaban para cenar. Pedir disculpas por esa demora, valió la pena.

Desde entonces sentí la corazonada, que esto iba a ser un gran viaje y sin querer me estaba convirtiendo en su cómplice.

El Encuentro

Nos conocimos en persona en su tierra, me enseñó su bella ciudad: Campeche, conectamos de forma rápida, como si fuéramos amigos de hacía tiempo. Pasamos varias tardes juntos. 

Un par de atardeceres, caminatas y algo más, sellaron el inicio de una amistad.

Además, pude ver a sus ojos y su sonrisa, hablar de su sueño. Ellos no podían disimular, al expresar algo tan importante.

Amigos en su encuentro en Campeche.

Elvira y Bo en Campeche.

La Decisión

Tras postergar su viaje por una vez, por razones que quizás no vengan al caso. Elvira siguió con sus planes,y tenía en esa mente inquieta, unas fechas aproximadas para cumplir su anhelada meta.

Su valentía –aún con algunas circunstancias en contra- en seguir con esto me emocionó. Y sobre todo cuando me dijo por Whatsapp, que ya había dado uno de los tantos pasos: “decidir el cuándo” y que se preparaba a reservar los billetes de avión.

Salté (no literal) de emoción. ¡Imagina el momento!

El Gran viaje de Elvira

Tras pasar varias etapas de miedos, un largo camino de meses y algo de incertidumbre, por no poder cumplir su sueño (incluso hasta el último instante). Elvira logró hacerlo realidad en la última jornada de febrero del 2017. Me hizo disfrutar con ella de su travesía a Perú.

Te puedo asegurar, que disfrutó como una niña, de cada sorbo de ese gran delicioso helado llamado: Machu Picchu.

Elvira y el gran viaje soñado.

“China de Risa”

Elvira, MUCHAS GRACIAS por hacerme cómplice de este, tu GRAN viaje. ¡A por más sueños viajeros!

Y tú ¿Ya has hecho algún viaje soñado? Ese gran estímulo, que te hará o te hizo sentir vivo…