Hacía cinco años que no pisaba la comunidad autónoma más grande de España. Así lo hice saber en mi cuenta de Twitter antes de viajar hacia tierras castellanas y leonesas.

Bo Saldaña en Valladolid en el año 2014.
Bo Saldaña en Valladolid en el 2014.

Este viaje en marzo del 2019 fue posible gracias a Viajes Marsol, una agencia española que me invitó a visitar Castilla y León en cuatro días donde descubrimos varias actividades y encantos no tan conocidos de las provincias de Burgos, León, Zamora y Valladolid.

Pasos previos: en tren desde Málaga

Varios de los visitantes éramos de Andalucía y el Levante español. En mi caso cogí el AVE desde Málaga hacia Atocha en Madrid, un servicio de tren eficiente y en dos horas y media me planté en la capital de España. Desde allí hay varias conexiones directas hacia varios puntos y ciudades de Castilla y León.

Unos preciosos detalles en Saldaña, Palencia. Año 2014.
Preciosos detalles en Saldaña, Palencia. Año 2014.

De hecho, en el 2014 cuando visité por primera vez Castilla y León, hice una ruta en tren que me llevó hasta Segovia, Valladolid, Palencia, Salamanca y Burgos. Incluso, conocí la villa Saldaña que da origen a mi apellido paterno. Para mí fue una visita de ensueño y quería conocerla desde que estuve en el colegio en Iquitos.

Día 1: Ribera del Duero y la Villa de Lerma

Una vez llegados a la estación de Atocha en Madrid iniciamos la ruta en un autobús moderno y acondicionado con el que nos transportamos durante los cuatro días en Castilla y León.

Cómodos en el autobús con Viajes Marsol.
En el autobús con Viajes Marsol.

Antes, aproveché en desayunar en uno de los restaurantes cercanos al jardín botánico de la Estación de Atocha, ya que el tren desde Málaga salió a las 6 de la mañana, tiempo que aproveché en dormir.

Un desayuno buenísimo en la estación de Atocha en Madrid.
Desayuno buenísimo en la estación de Atocha en Madrid.

Visitar las Bodegas Portia con cata incluida

Tras unas doras horas de trayecto, la primera parada fue las Bodegas Portia. Un complejo vinícola diseñado por Norman Foster, famoso arquitecto de origen británico. Este personaje ligado a la arquitectura de edificios emblemáticos a día de hoy ha ganado dos importantes distinciones: el premio Pritzker en 1999 y el premio Príncipe de Asturias de las Artes en el 2009.

La entrada principal a las Bodega Portia en la provincia de Burgos.
Entrada principal a las Bodega Portia en la provincia de Burgos.

El edificio y el entorno están pensados en la integración del terreno, haciendo una perfecta armonía entre los tres elementos principales usados para su construcción: vidrio, concreto y madera.

Algunas barracas de vino las Bodegas Portia.
Barracas de vino las Bodegas Portia.

Mi primera impresión al llegar y ver los detalles fue algo como ¿Aquí se elaboran vinos? Porque desde afuera se veía que íbamos a un museo contemporáneo o algo similar, puesto que se ven muestras artísticas por varios ambientes. Si Foster quería unir en armonía el mundo de la arquitectura y el vino en un sitio funcional ¡Lo logró! Así de fuerte y claro.

Diversos vinos del grupo vinícola.
Diversos vinos del grupo vinícola.

En el viaje a Castilla a León, uno de los imprescindibles es visitar alguna bodega vinícola y en esta zona de Ribera del Duero hay muchos, de los vinos más reconocidos a nivel mundial. La visita terminó con una cata de dos vinos. El trato y las explicaciones durante el recorrido de algunas instalaciones fue muy buena.

Bo Saldaña en plena cata de vino.
En plena cata de vino.

La villa del Duque de Lerma

Con unas copas de vino en la sangre, el hambre ya se había apoderado de nosotros, o al menos hablo por mí. Había que continuar el itinerario en Castilla y León y la siguiente parada fue Lerma, tierra noble del famoso Duque de Lerma, personaje ligado a las grandes decisiones del Rey Felipe III. De hecho hay muchas leyendas e historias sobre él.

Mirador de los Arcos en Lerma.
El Mirador de los Arcos en Lerma.

Era tanto el poder que tenía que llegó a construir el Palacio Ducal de Lerma, una preciosa fortaleza en medio de la plaza con una arquitectura que consta de cuatro torres propia de edificios reales y similares a los que hay en El Escorial en Madrid o en Toledo.

Palacio Ducal de Lerma. Actual Parador de Lerma.
Palacio Ducal de Lerma. Actual Parador de Lerma.

En la actualidad es el Parador de Lerma. Aunque no te alojes allí, vale la pena ir a tomar algo o comer. En mi caso probé una tarta de chocolate que estuvo delicioso, momento que aproveché durante el tiempo libre que teníamos.

El Salón principal del Parador de Lerma.
Salon principal del Parador de Lerma

El lechazo, comida típica de Lerma

Después de dar unas vueltas por Lerma y ver algunos de sus lugares de interés como: el Mirador de los Arcos, Colegiata de San Pedro (las Edades del Hombre), la ermita de la Piedad, la iglesia de la Ascensión del Señor, iglesia Colegial de San Pedro Apóstol, algunos monasterios; fuimos a reponer energías en el Asador de Lerma, un restaurante acogedor ubicado en plena plaza Mayor de Lerma con buen ambiente y sabores exquisitos.

La iglesia Colegial de San Pedro Apóstol en Lerma.
La iglesia Colegial de San Pedro Apóstol en Lerma.

En el Asador de Lerma, probamos el plato estrella: el lechazo y algunas otras delicias gastronómicas como la morcillas y salchichas típicas acompañados de ensaladas frescas y vinos locales un poco fuertes en cuanto el grado de alcohol, pero aceptables para la contundencia en la mesa según algunos catadores de vino.

El lechazo en el Asador de Lerma.
Lechazo en el Asador de Lerma.

Tras la cata vinícola en el anterior lugar, cada vez que tocaba beber vino, poníamos en práctica lo que nos habían enseñado. Eso es lo bueno de viajar, nunca se deja de aprender. El cierre de la productiva visita a Lerma se dio con unas fotos adicionales, antes de emprender rumbo a Burgos, la capital de la provincia.

Deliciosas morcillas típicas.
Morcillas típicas.

Una vez en Burgos, la cena y la estancia se dio en el Hotel Silken Gran Teatro, en pleno corazón de la ciudad. Ubicado a pocos pasos de los principales lugares de interés de Burgos.

Día 2: Burgos y León

Burgos

Dormí unas ocho horas, tras despertar en mi preciosa habitación, era el turno del desayuno en el hotel, muy variado por cierto. Luego poner el play a caminar Burgos durante unas horas, para conocer sus historias y demás curiosidades.

Escultura en Burgos.
Esculturas en Burgos.

En el 2014 había visto Burgos en un día completo y esta vez era recordar varios lugares de mi anterior visita. Pero con la premisa que en esta oportunidad sí iba a entrar al corazón de la Catedral de Burgos, de las más preciosas de España y del mundo. Una construcción góticaque impresiona por fuera y por dentro.

Bello interior de la Catedral de Burgos.
Interior de la Catedral de Burgos.

No me voy a explayar mucho en esta ciudad, pero vale mucho la pena incluir a Burgos en el itinerario por Castilla y León en los días que creas convenientes. Burgos está plagada de una historia real.

El Arco de Santamaría en Burgos.
Arco de Santamaría en Burgos.

En efecto, un imprescindible que ver es la Casa del Cordón, un privilegiado lugar clave en la Conquista de América tras el regreso de Cristóbal Colón. Además, en 1515, las Cortes acordaron la unión de Navarra con Castilla.

La Casa del Cordón en Burgos.
Casa del Cordón en Burgos.

La ruta en Burgos continuó entre el mirador que se encuentra al subir a los restos del castillo de Burgos con unas vistas impresionantes donde destaca la hermosa catedral.

La estatua del Cid el Campeador en Burgos.
Estatua del Cid el Campeador en Burgos.

Además, de una espectacular comida en Casa Pancho, un restaurante ideal para engreír al paladar con raciones caseras castellanas muy cerca de la plaza Mayor. En esta zona, también se encuentran varios puntos culinarios para el deleite de nuestras pupilas gustativas con buenos vinos de la zona.

Delicioso Bacalao a la vizcaína en Casa Pancho de Burgos.
Bacalao a la vizcaína en Casa Pancho de Burgos.

Cruce de fronteras: llegada a León

Después de visitar Burgos durante toda la mañana y comer delicioso hasta decir basta, el autobús se puso en marcha hacia León, otra de las nueve provincias que tiene Castilla y León. Era mi primera vez en León y eso era motivo para estar más atento que de costumbre, sobre todo para retratar lo que nuestra guía nos iba a dar a conocer.

Bello edificio en el centro histórico de León.
Edificio en el centro histórico de León.

Desde la ventana del autobús donde por momentos me sentía un rock star, porque ellos suelen viajar en transportes así durante sus giras, tenía la corazonada que León me iba a gustar aunque sea en pocas horas. Debíamos sacar provecho en apuntar con nuestras cámaras y así sacar el jugo a esta ciudad donde dicen que se come muy bien.

Casa Botines, una obra de Gaudí en León.
La Casa Botines, una obra de Gaudí en León.

El primer impacto fue con la Casa Botines. ¿Qué ven mis ojos? Una maravilla que entra bien a través de mis pupilas. Una obra del famoso Gaudí se apoderaba de la mínima atención y así fue. Hasta creí por momentos que hablaba con el famoso arquitecto catalán al ver su escultura a tamaño natural, el cual estaba sentado en una banca contemplando su creación artística.

La escultura de Antonio Gaudí al frente de la Casa Botines en León.
Escultura de Antonio Gaudí al frente de la Casa Botines en León.

No tenía ni la más p*** idea de que existían edificios de Gaudí fuera de Cataluña. A día de hoy, escribiendo estas líneas mis ojos se humedecen, porque viajar y descubrir cosas que no estaban en los planes hacen que las lágrimas de felicidad salten sin razón alguna. Viajar nos ayuda a descubrir muchas cosas in situ y en León no iba a ser diferente.

La Casa Botines de Gaudí en León.
Casa Botines de Gaudí en León.

Continúo, porque de arte sé poco, pero a veces no se necesita saber muchas cosas, para darte cuenta que el cuerpo responde con emoción a las cosas extraordinarias y esta visita aunque no pudimos entrar me produjo sensaciones que no sé describir en palabras.

La Basílica de San Isidoro
La Basílica de San Isidoro.

En León hicimos una pequeña ruta a pie de unas horas y eso me bastó para prometerme regresar en cuanto pueda y así descubrir que ver en León en un día o más. Así llegamos a ver la Basílica de San Isidoro y la Catedral de León y otros lugares que el itinerario pudo alcanzar.

La catedral de León.
Catedral de León.

Así como algunas calles emblemáticas y ver el atardecer en la plaza Mayor, un momento inolvidable con las luces cobrando vida dándonos la bienvenida a esta preciosa ciudad que sin dudar, atrapa a los visitantes.

Un hermoso atardecer en la plaza Mayor de León.
Atardecer en la plaza Mayor de León.

Tuvimos unas horas libres en León, tiempo que mis amigos y yo aprovechamos en hacer lo que más nos gusta: tapear, una actividad más que imprescindible al visitar León.

Algunos edificios y calles de León.
Edificios y calles de León.

No hace fácil usar el GPS, porque desde la plaza Mayor de León se ve el camino a seguir hacia esos puntos culinarios donde por cada bebida te dan una suculenta tapa. Así pudimos conocernos mejor con las historias de Mar, Eva, Zeneida, Miguel y por supuesto, las anécdotas de Bo Saldaña, autor de esta web de viajes, por si no te ha quedado claro.

Tapear en León.

Teníamos una hora pactada para regresar y coger el autobús hacia nuestro siguiente hotel para cenar y dormir en León. En este caso fue el Hotel AC León San Antonio by Marriot, muy cerca del Corte Inglés.

Día 3: Astorga, Castrillo de los Polvazares y Toro

Astorga

Sonaba mi alarma media hora más temprano que el día anterior, esto me hizo desayunar en tiempo record, pero no importaba ya que iba a conocer Astorga, de los lugares más emblemáticos de la provincia de León y capital de la Maragatería.

Una vista parcial de Astorga y sus murallas medievales.
Vista parcial de Astorga y sus murallas medievales.

Astorga fue una enorme sorpresa porque a pesar de ser una ciudad muy pequeña con 11 mil habitantes, tiene una enorme catedral y además del Palacio de Gaudí. No fue coincidencia encontrarme con otra obra de Antonio.

El Palacio de Gaudí en Astorga desde afuera.
El Palacio de Gaudí desde afuera.

Rápidamente tras ver la Catedral de Santa María, fotografiar los llamativos grafitis en la calles de Los Sitios, sentir la plaza Mayor con el edificio del Ayuntamiento, mi cámara quería saborear sin prisas el diseño del arquitecto catalán. Así descubrimos el interior quedándome con la boca abierta todo el rato.

Una escena napoelónica. Arte urbano en Astorga, León.
La escena napoelónica. Arte urbano en Astorga, León.

Quise fotografiar cada detalle, cada ventana, cada cada cada…y así pude conocerlo por dentro y por fuera. Vale la pena pagar la entrada de los 5 euros, para disfrutar de lo que también es la sede del Museo de los Caminos con una colección más que exquisita.

Algunos detalles en el Palacio de Gaudí sede del Museo de los Caminos.
Detalles en el Palacio de Gaudí sede del Museo de los Caminos.

Después de semejante maravilla, había que ver también la Casa Granell, aunque sea por fuera. Otra muestra modernista instaurada en Astorga gracias a la bonanza económica que tuvo por la industria chocolatera. Por lo que también es un imprescindible visitar el Museo del Chocolate a pocos pasos de la casa cuyo diseño se debe al mismo responsable del Palacio Cibeles en Madrid.

Casa Granell en Astorga.
La Casa Granell en Astorga.

Para Astorga he dedicado un artículo completo que puedes leer: Qué ver en Astorga en un día.

Castrillo de los Polvazares

Una vez concluida la visita a Astorga en un día, había que llegar a solo siete kilómetros de distancia. Es así que aterrizamos en Castrillo de los Polvazares, de los pueblos más pintorescos de la comarca, que si no por fuera por los coches que se ven aparcados en el pueblo, parecía que la modernidad ni se había asomado.

Calle de la Iglesia en Castrillo de los Polzavares, León.

Este es el lugar que debería estar considerado en la lista de los pueblos más bonitos de España y donde pudimos deleitarnos con el Cocido Maragato, la guinda del pastel de la provincia en lo que gastronomía se refiere. Una delicia que vale la pena repetir en la más mínima oportunidad.

Bo Saldaña posando con las carnes del delicioso Cocido Maragato en el restaurante Cuca la Vaina.
Bo Saldaña posando con las carnes del Cocido Maragato en el restaurante Cuca la Vaina.

Para saber más sobre este pueblo, también tienes un artículo completo: Castrillo de los Polvazares cuna del Cocido Maragato.

A Toro para visitar una fábrica de quesos con cata incluida

La “huida” a otra provincia tras probar el Cocido Maragato era inevitable. Así nos dirigimos hacia Toro, una localidad en tierras zamoranas, provincia de Zamora.

Quesería Chillón en Toro.
La Quesería Chillón en Toro.

Es así que tras esta pausa anti ignorancia llegamos a una fabrica artesana de quesos, o comercialmente llamado Quesería Chillón. Un lugar donde pudimos aprender sobre esta importante industria quesera ligada a la economía local.

Algunas monedas antiguas el Museo de la Quesería Chillón en Toro.
Monedas antiguas el Museo de la Quesería Chillón en Toro.

La visita ha sido muy interesante donde pudimos conocer de la mano de un familiar directo del fundador, sobre las formas de elaboración, algunas curiosidades y por supuesto, una cata de todos los quesos habidos y por haber con vinos incluidos. El queso que más me gustó fue uno que tenía miel. No soy un fanático de los quesos pero ese me encantó muchísimo y tanto que lo recuerdo con una sonrisa.

Tentadora Cata de quesos en la Quesería Chillón en Toro.
Cata de quesos en la Quesería Chillón en Toro.

Adiós a una experiencia productiva para ir a cenar y luego dormir en el Hotel NH Balagó en Valladolid.

Día 4: Cigales y Valladolid

Cigales

Después del desayuno, la siguiente parada era la Finca Museum de Cigales. No había mejor forma que empezar y despedir Castilla y León que con visitas vinícolas. Esta vez en tierras vallisolitanas, es así como se escribe y pronuncia el gentilicio de los que son de Valladolid y por ende, de la provincia que son del mismo término.

¿Ves que viajando nunca se deja de aprender? Aunque a mí también me cuesta pronunciar, es bueno saber para evitar errores en las charlas, aunque ser perfectos no está en nuestros planes ¿Verdad?

La bienvenida a la Finca Museum en Cigales.
Bienvenida a la Finca Museum en Cigales.

En este caso también pudimos disfrutar de un recorrido con las explicaciones relacionadas, desde el sembrío de las uvas hasta el último proceso que recorren sus vinos. La visita a este museo, de ahí el nombre porque el propietario quiso que también sea un lugar para disfrutar del arte, es así que incluyó algunos cuadros preciosos de artistas renombrados.

Cepas de vino en Cigales.
Las cepas de vino en Cigales.

No soy mucho de bebidas alcohólicas, pero el mundo del vino es increíble. De una cepas que parecen insignificantes en términos visuales o estéticos, a tener una de las bebidas mas exquisitas del planeta.

Un salud con vino y arte en las Bodegas Museum, Cigales.
Salud con vino y arte en las Bodegas Museum, Cigales.

Si eres de vinos, y aunque no lo seas del todo, una experiencia así vale mucho la pena. ¡Salud! Salimos de las Bodegas Museum con un regalo en forma de botella de vino que traje a casa.

Un vino Museum Reserva.
Museum Reserva.

El cierre y despedida en Valladolid

Ultimo día en Castilla y León y yo estaba un poco triste. Los días cuando se disfrutan mucho se pasan volando y este itinerario no ha sido la excepción.

Bo Saldaña posando en el Museo Naciona de Escultura.
Bo Saldaña en el Museo Naciona de Escultura.

El cierre por todo lo alto si así cabe en el texto, ha sido unas horas caminando por algunas calles de Valladolid. En esta ciudad también estuve en el 2014 y regresar me pareció emocionante. No recordaba que Valladolid también había sido la capital de España durante el reinado de Felipe III entre los años 1601 y 1606.

Iglesia de San Pablo en Valladolid.
La iglesia de San Pablo en Valladolid.

Esta ciudad también está salpicada de curiosidades cuya gran protagonista es la iglesia de San Pablo al frente del antiguo palacio real. En esta emblemática construcción fueron bautizados Felipe II y Felipe IV y visitada por Napoleón según la historia. Me dio gusto poder revivir y oír la leyenda del bautismo de Felipe II.

Un mosaico del bautismo de Felipe II en Valladolid.
Mosaico del bautismo de Felipe II en Valladolid.

Conclusiones del itinerario de 4 días por Castilla y León

Después de leer mis impresiones y experiencias estoy seguro que visitar Castilla y León es inminente. Si lo haces por libre en coche tendrás más tiempo a tu aire. Aunque, sí quieres tener todo organizado en cuanto a las experiencias, buenos hoteles y alimentación, te sugiero revisar los circuitos de Viajes Marsol.

La Catedral de Burgos en Castilla y León.
Catedral de Burgos en Castilla y León.

Hay itinerarios de varios días, los cuales se adaptan a las necesidades individuales o grupales. Eso ya es parte de la decisión que tomes de acuerdo a tus circunstancias personales. En cualquier modo te deseo buen viaje y a disfrutar.

¿Qué te pareció este itinerario por Castilla y León?

Para otros artículos revisa la categoría de España.

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios, o a través de Instagram, Facebook y Twitter. Gracias por compartir en tus redes sociales.

No Hay Más Artículos