Si tienes unas horas o quien sabe al menos un día, es ideal visitar Castrillo de los Polvazares, uno de los pueblos más bonitos de la comarca de la Maragatería y muy cerca de la frontera con Galicia. Este viaje forma parte de Castilla y León en 4 días.

Bo Saldaña en Castrillo de los Polvazares.

Dónde está Castrillo de Polvazares

Tan solo 7 kilómetros separan Castrillo de los Polvazares y Astorga. Distancia que vale la pena recorrer para descubrir que ver y que hacer con nuestros propios sentidos. Es de los pueblos más pintorescos que vi en mi viaje a Castilla y León en marzo del 2019. Para aquellas fechas aún sentía algo de fresco (frío para mi piel) en ciertos momentos.

Entrada a Castrillo de los Polvazares por el puente nuevo.

Estoy seguro que vale la pena darte un paseo en Castrillo de los Polvazares tanto si haces un viaje a Astorga o si te quedas a dormir en León, tratando de buscar actividades que complementen y por supuesto comer el Cocido Maragato, una comida tradicional tan famosa en este pueblo.

Bo Saldaña posando en Castrillo de los Polvazares.
Posando en Castrillo de los Polvazares.

Primeras impresiones en Castrillo de los Polvazares

Al llegar a Castrillo de los Polvazares, la primera impresión después de bajar del autobús fue que habíamos conducido en el túnel del tiempo.

Las calles empedradas en Castrillo de los Polvazares.
Calles empedradas en Castrillo de los Polvazares.

Su color rojizo llamativo de las casas mezcladas con los colores intensos de las puertas y ventanas en azul, verde o blanco, me hizo recordar a un pueblo perdido en medio de la nada, pero con una vida propia de pueblo de interior con costumbres ancestrales y todavía profundas.

Algunas casas tradicionales en Castrillo de los Polvazares.
Casas tradicionales en Castrillo de los Polvazares.

Incluso, en algún momento mi mente divagó y me hizo “vivir” en el decorado de alguna película. Sentía que era el director o el que estaba detrás de cámaras y de vez en cuando pedía a mis amigos viajeros que me hagan un foto, para retratar la emoción y adrenalina que llevaba al ver este precioso pueblo que debería estar ya mismo en la lista de los pueblos más bonitos de España.

Detalles en Castrillo de los Polvazares en León.
Detalles en Castrillo de los Polvazares en León.

De hecho, luego investigué un poco por internet y me di con la feliz sorpresa que Castrillo de los Polvazares ha sido declarado el 4 de setiembre de 1980 Conjunto Histórico Artístico de alto valor monumental, porque constituye un recinto urbanístico uniforme en cuanto a construcciones y red viaria conservado en sus esencias y tipismo durante siglos. Esta distinción no me sorprendió para nada.

Algunas puertas y ventanas de color verde en Castrillo de los Polvazares.
Puertas y ventanas de color verde en Castrillo de los Polvazares.

Qué ver en Castrillo de los Polvazares

Entre las cosas que hacer en Castrillo de los Polvazares están la Iglesia de San Juan Bautista que se divisa a lo lejos gracias a su llamativo campanario.

La Iglesia de San Juan Bautista de Castrillo de los Polvazares.
La Iglesia de San Juan Bautista.

El antiguo puente sobre el río Jerga que da paso a un aparcamiento ideal cuando vayas en coche o en autobús, muy cerca del restaurante que te recomiendo más abajo.

El antiguo puente sobre el río Jerga en Castrillo de los Polvazares.
El antiguo puente sobre el río Jerga.

Además, te sugiero perderte entre sus callecitas porque seguro que te encontrarás con coquetas construcciones que atraen miradas y los flashes fotográficos.

Es un placer caminar por las callecitas empedradas de Castrillo de los Polvazares.
Caminar por las callecitas empedradas de Castrillo de los Polvazares.

Historia de Castrillo de los Polvazares

Hurgando un poco en la historia, los habitantes de este precioso pueblo se dedicaban al comercio de vinos, pescados y otros bienes que les permitían obtener ingresos para subsistir.

Una casa en Castrillo de Polvazares.
Casa en Castrillo de Polvazares.

Al estar en Castrillo de los Polvazares te darás cuenta de las casas arrieras, un tipo de construcción que sirvió para dedicarse a las actividades mencionadas, ya que estas tienen estructuras con grandes puertas para el paso de los carros tirados por animales, patios interiores para organizar las ventas y bodegas para servir a la comunidad.

Rueda de los carros tirados por animales.
Una rueda de los carros tirados por animales.

Sus estrechas vías permanecen empedradas, y esa característica le da una magia que da gusto perderse por sus callecitas, para encontrar curiosidades o simplemente posar un poco y llevar recuerdos a casa en forma de fotografías como las que ves en esta publicación.

Zeneida posando en una casa arriera de Castrillo de los Polvazares.
Zeneida posando en una casa arriera de Castrillo de Polvazares.

La relación estrecha con el Camino de Santiago

Si has decidido hacer el Camino Francés, es muy probable que tendrás una parada en Castrillo de los Polvazares ya sea para ver el pueblo o para reponer energías con el cocido maragato.

Algunos detalles religiosos en Castrillo de los Polvazares.
Detalles religiosos en Castrillo de los Polvazares.

Aunque no destaque un monumento religioso en particular, hay ciertos detalles que te ayudan a reconocer y darte las fuerzas necesarias para continuar con las demás etapas del Camino de Santiago, las cuales se pueden hacer en unos 12 días contando al salir de Astorga.

Detalles del Camino de Santiago en el pueblo.
Detalles del Camino de Santiago.

Cabe destacar que, la propia ruta del Camino de Santiago no pasa exactamente por Castrillo de los Polvazares, aunque sí está muy próximo a 50 metros y vale la pena el desvío para descansar o comer.

Algunas callecitas de Castrillo de Polvazares.
Callecitas de Castrillo de Polvazares.

Cuna del Cocido Maragato

Otra de las atracciones principales de Castrillo de los Polvazares es la gastronomía y su plato tradicional más representativo: el suculento Cocido Maragato que está muy delicioso. Me quedé con ganas de repetir. Esta muestra culinaria permite que la villa todavía luzca detenido en el tiempo.

Las carnes del Cocido Maragato.
Carnes del Cocido Maragato.

Por qué comer el Cocido Maragato al revés

Cuando oí sobre esta delicia, imaginaba que era un cocido más en tierras españolas, pero no lo fue. Incluso una seguidora mexicana del blog me lo recomendó en cuanto supo que estaba en Astorga, eso llamó inmediatamente mi curiosidad.

Las carnes, son lo primero que se sirve del Cocido Maragato.
Las carnes, lo primero que se sirve del Cocido Maragato.

La ingesta del Cocido Maragato es en orden inverso al resto de cocidos tradicionales. Según la guía que nos explicó, una de las teorías más aceptadas por varias generaciones es: durante la guerra los soldados se alimentaban empezando por lo más fuerte, es decir por la proteína que daban las carnes (ternera, gallina, tocino, lacón, panceta, costilla y oreja de cerdo, etc).

Los garbanzos con col y ajos.
Los garbanzos con repollo y ajos.

Se efectuaba de este modo porque dado el caso del ataque enemigo por sorpresa, los soldados ya estaban alimentados porque habían consumido la parte más contundente del cocido. Después se servía los deliciosos garbanzos, y al finalizar el caldo de la sopa que hacía entrar en calor. Otra de las teorías es gracias a los maragatos arrieros que siempre llevaban consigo porciones de carne de cerco cocidas, las cuales se comían antes de solicitar algo para calentar el cuerpo y de ahí se extendió la costumbre.

La sopa con fideos, la parte final.
La sopa con fideos, la parte final del Cocido Maragato.

Después de mi experiencia, la teoría que cobra más sentido en mi mente, es la de los soldados, aunque da igual porque comer el Cocido Maragato es una experiencia religiosa en toda regla. Nadie que no sea vegano o vegetariano, debe perder la oportunidad de probar al visitar Castrillo de los Polvazares.

Feliz de comer el Cocido Maragato.

Dónde comer el Cocido Maragato: Cuca la Vaina

Ahora que hemos visto un poco de la historia del plato tradicional por excelencia, queda probarlo. En Castillo de los Polvazares hay varios restaurantes, uno de ellos es Cuca la Vaina que además es un hotel. Por 19 euros puedes para probar el Cocido Maragato, incluye el postre (la natilla casera está buenísima).

Bandeja de garbanzos y col en Cuca la Vaina.
Una bandeja de garbanzos y repollo en Cuca la Vaina.

De los huéspedes ilustres que estuvieron alojados en Cuca la Vaina, el más destacado es Antonio Gamoneda, un poeta español nacido en Oviedo y distinguido con el Premio Cervantes en el 2006.

Información práctica

Buscar alojamiento en Castrillo de los Polvazares.

¿Qué te ha parecido Castillo de los Polvazares y el Cocido Maragato?

Para otros artículos visita la categoría de España.

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios, o a través de Instagram, Facebook y Twitter. Gracias por compartir en tus redes sociales.