Hoy escribo sobre dos de los famosos e imprescindibles iconos del gran Londres. Los he visto muchas veces, algunas de cerca, y muchas de lejos; y aunque parezca mentira, hasta la fecha, apenas los había tocado con mi cámara. 

The Monument - Uno de los famosos imprescindibles iconos de Londres

2 Famosos e Imprescindibles Iconos de Londres

Era una otoñal y lluviosa mañana. Y todo comenzó porque teníamos mi sobrino Alex y yo, supuestamente una cita en el Sky Garden. Para mí era una cita más, para él la primera. Y te digo supuestamente, porque ninguno de los dos nos habíamos percatado de que la reserva estaba hecha para un día anterior.

Nos dimos cuenta del error, cuando el personal de recepción, nos preguntó amablemente si pertenecíamos al grupo de estudiantes que iba por delante. Por supuesto que no. Y por supuesto también que me había equivocado. Esas cosas pasan y a mí me pasó.

Pero el imprevisto cambio de planes, no supuso de ninguna manera, que la mañana resultara infructuosa, sino todo lo contrario, el error nos sirvió para que nos acercásemos a El Monumento (The Monument), el primero de los dos imprescindibles iconos en Londres, de los que quiero hablarte.

The Monument visto desde abajo

Estas las anécdotas que te hacen disfrutar mucho de la vida, de los viajes, y de la compañía, en mi caso,  de mi sobrino, que me acompaña allí donde vaya, sin perder la sonrisa.

¿Por qué elegí estos famosos iconos y no otros?

La razón es muy sencilla. Porque están muy cerca y porque estaba lloviendo.

Empezaré por The Monument, te voy a contar lo que sé y aprendí sobre este famoso icono de Londres. 

Cuenta la historia que hubo un gran incendio en Londres en 1666, durante 4 días (Del 02 al 05 de Septiembre) que destruyó entre muchas propiedades y calles, la Catedral de San Pablo (Saint Paul Cathedral). El fuego se inició, en una panadería en Pudding Lane.

Imagen en la base de El Monumento en Londres

The Monument es una columna de 61 metros de altura, esos 61 metros son la distancia exacta que separa El Monumento y el lugar donde se inició el fuego. Fue diseñada por Sir Christopher Wren para conmemorar el Gran Incendio de Londres y celebrar la reconstrucción de la ciudad. Recibe desde entonces a muchos visitantes. 

Su entrada no es gratuita, para acceder a él tienes que adquirir un ticket cuyo importe es de 4 GBP y lo puedes hacer de forma individual o de forma conjunta; para visitar también el Tower Bridge y todo por 10,50 GBP. Mayor Información en esta página oficial. 

Merece la pena. Tras pasar su pesado portal, llegas casi de inmediato a la estrecha escalera de caracol compuesta de desgastados escalones de piedra, que te dejan sin aliento, cuando tras contar y subir 311 alcanzas la cima. Una vez allí te espera un estrecho y cuadrado mirador, por el que que paseamos Alex y yo, bajo un cielo gris y lloroso.

311 escalones para subir o descender de la cima de El Monumento

No había apenas gente, lo que nos permitió contemplar sin prisas ni empujones, la bella e inigualable ciudad que se extendía a nuestros pies.

Vista de la Catedral de San Pablo desde The Monument

Londres apasiona a cualquier viajero, y desde las alturas más. Una perspectiva diferente, que de ninguna manera se puede perder.

Una red de seguridad en la cima de The Monument

De entre las vistas incluso pudimos distinguir el Sky Garden al que no habíamos accedido debido a mi, ya fructífero, error.

Vista del Walkie-Talkie desde The Monument

Con las impresionantes vistas, te llega a la mente y al corazón, el pensamiento y el sentimiento de lo afortunados que somos, de lo afortunados que éramos mi sobrino y yo en aquel momento. Y me estoy refiriendo a aquellas cosas intangibles, las que representan el eje de la felicidad en nuestra vida. No a las materiales, que se pueden extinguir, quemar incluso varias veces, como le sucedió a la ciudad de Londres.

La mano familiar en The Monument

Muy reconfortados por el espectáculo del que habíamos disfrutado mi sobrino y yo, y tras lograr señalar con el dedo y contar muchos de los otros lugares imprescindibles en Londres; repartidos hasta donde la vida nos alcanzaba, nos despedimos e iniciamos el descenso, ya sin tanto esfuerzo, para dirigirnos a Tower Bridge

Vista de Tower Bridge desde la cima de El Monumento

Además recuerdo que al finalizar la visita, cada uno recibimos un especial Certificado, como prueba de nuestra resistencia atlética de subir los 311 escalones.

Certificado especial por subir atléticamente los 311 escalones del The Monument

Aquí, me tengo que quedar, porque he de coger un tren a Leeds para seguir con mis aventuras en #YorkshireLife.