Imagina que estás en la entrada principal del Gran Hotel Miramar en Málaga, y por casualidad te cruzas a Elizabeth Taylor, y sin ir muy lejos, en el Lobby Real te ves cara a cara con el mismísimo Ernest Hemingway. Aunque todo esto parece sacado del guión de una película, créeme que no lo es, puesto que a partir de 1939 cuando era el Hotel Miramar, estas situaciones hubieran sido muy normales.

El Lobby Real. Gran Hotel Miramar.

El Lobby Real.

Un poco de historia…

Esa posibilidad tiene su fundamento en la historia misma del Gran Hotel Miramar, ya que desde su inauguración en 1926, fue el Rey Alfonso XIII quien dio la apertura al mundo aristocrático de este histórico recinto hotelero, con el nombre “Hotel Príncipe de Asturias”. Diez años más tarde, y durante la nefasta guerra civil española, este lugar sirvió como hospital de campaña y sangre, por esta circunstancia se cree que estaba segura su conservación.

Detalles del edficio del Gran Hotel Miramar en Málaga.

Detalles del edficio del Gran Hotel Miramar.

Tras la guerra, en 1939 vuelve a abrir sus puertas como alojamiento, y bautizado como Hotel Miramar, desde ese año y en adelante, fue la etapa del uso y disfrute de sus instalaciones por grandes y conocidos personajes de la farándula y de alta sociedad, dándole fama y glamour hasta su cierre en 1967.

El Salón "Victoria", lugar donde se celebraban los bailes y recepciones de principios del siglo XX. Gran Hotel Miramar.

El Salón “Victoria”, lugar donde se celebraban los bailes y recepciones de principios del siglo XX.

Ya en 1987, y tras haber estado cerrado durante 20 años, el Palacio Miramar se convirtió en la sede del Palacio de Justicia de Málaga. Esta era de gestión de leyes y justicia concluyó en el 2007, cuando se inauguró la nueva ciudad de Justicia de Málaga en la zona de Teatinos.

Detalles en el Lobby Real. Gran Hotel Miramar.

Detalles en el Lobby Real.

Hoteles Santos en acción

Uno año después del anterior acontecimiento, es decir en el año 2008, el grupo Hoteles Santos adquiere esta propiedad en una adjudicación pública, con el compromiso de devolver a Málaga, un edificio con su esplendor y belleza de antaño. 

Vistas de parte de las instalaciones y el Mediterráneo. Gran Hotel Miramar.

Vistas de parte de las instalaciones y el Mediterráneo.

En diciembre del 2016 y después de 90 años desde su primera inauguración, es abierto de forma parcial a la sociedad malagueña y al mundo en general, sin aún estar al 100% de su capacidad en su categoría de Gran Lujo.

Una de las habitaciones clásicas del Gran Hotel Miramar de Málaga.

Una de las habitaciones clásicas.

Es así y después de meses intensos de preparación, el día 31 de octubre del 2017, mientras muchos celebraban la famosa fiesta de Halloween, el Presidente del Grupo Santos, José Luis Santos (re) inauguraba – esta vez con la capacidad a tope- el Gran Hotel Miramar de Málaga. Un acontecimiento que unió a más de 1.400 invitados.

El Chill out "Media Luna" en la séptima planta del Gran Hotel Miramar de Málaga.

El Chill out “Media Luna” en la séptima planta del Gran Hotel Miramar.

El Gran Hotel Miramar, la belleza está en su interior

El edificio global en sí, tiene una belleza que cautiva y no pasa desapercibido desde muchos ángulos, sobre todo cuando estás en el paseo marítimo. Desde que entras, ya comienzas a notar sus pinceladas arquitectónicas que dejan boquiabiertos.

Son muchos los detalles que puedes sentir, desde techos altos con artesonados, arcos de diferentes estilos, suelos revestidos de mármoles, así como impactantes luminarias y hornacinas con decoración nazarí. Sin olvidar los frescos y perfumados arreglos florales.

Mobiliario en el Lobby Real. Gran Hotel Miramar.

Mobiliario en el Lobby Real.

Uno de los puntos que combinan esos detalles con mucha armonía, es el corazón y protagonista del Palacio Miramar, el Lobby Real, un bello y elegante espacio en el centro del edificio. El Lobby Real es además es el hilo conductor a otras preciosas instalaciones como los restaurantes, salones, y a la Terraza Real con vistas al mediterráneo.

Entrada al Lobby Real desde la Entrada Principal. Gran Hotel Miramar.

Entrada al Lobby Real desde la Entrada Principal.

Experiencia en el Gran Hotel Miramar

En su nueva etapa, puedes notar que sus instalaciones, son productos de la suma de la restauración de muchos espacios originales, que junto a los elementos actuales, dan esa mágica combinación de Gran Lujo que tiene este precioso hotel, y por eso no es casualidad que esté en la lista de los mejores hoteles del planeta.

Ya estando en el 100% de su capacidad, y durante tres días y dos noches, tuve el privilegio de poder disfrutar en una de las 200 habitaciones que cuenta el hotel.

Mi "casa" por unos días. Una habitación clásica en la tercera planta con balcón. Gran Hotel Miramar.

Mi “centro de operaciones” por unos días. Una habitación clásica con balcón en la tercera planta.

Detalle de mi habitación, una de las clásicas con balcón en la tercera planta. Gran Hotel Miramar.

Detalle de mi habitación, una de las clásicas con balcón en la tercera planta.

Dentro del hotel hay unas 29 suites con diferentes temáticas o estilos: árabe, mudéjar o nazarí, además de estilos occidentales como la Suite “Arquitecto”. Toda esta variedad hace parecer que conviven a la vez una especie de micro-hoteles.

La Suite "Arquitecto" con elementos clásicos y modernos en armonía. Gran Hotel Miramar.

La Suite “Arquitecto” con elementos clásicos y modernos en armonía.

La Suite "Circular" es muy original. Tiene una cama redonda abrazada por cuatro medias lunas que son sofás, cabecero y soporte para TV. Gran Hotel Miramar.

La Suite “Circular” es muy original. Tiene una cama redonda abrazada por cuatro medias lunas que son sofás, cabecero y soporte para TV.

Una suite de estilo nazarí con vistas al mar. Gra Hotel Miramar.

Una suite de estilo nazarí con vistas al mar.

Uno de los espacios que también disfruté fue el Jardín del Mar, donde puedes saborear la cercanía y escuchar los rumores de las aguas mediterráneas. Esa proximidad y las palmeras hacen que sientas una especie de eterno verano, ya sea al tomar un fresco y variado desayuno en el Restaurante Mediterráneo, o comer en la Terraza Real con vistas inmejorables, donde da ganas de detener el tiempo.

Desayuno en el Restaurante Mediterráneo. Gran Hotel Miramar.

Desayuno en el Restaurante Mediterráneo.

La Terraza Real con un cielo azul. Gran Hotel Miramar.

La Terraza Real con un cielo azul.

La Terraza Real en el Gran Hotel Miramar.

La Terraza Real.

Y, algo que siempre valoro y no pasa desapercibido son los detalles del personal del hotel, esos toques humanos que te hacen sentir muy a gusto, y con el factor sorpresa latente todo el tiempo.

¿Me puedo quedar a vivir aquí? 

El Gran Hotel Miramar desde el mar mediterráneo.

El Gran Hotel Miramar desde el mar.

Agradecimientos

Agradezco a Hoteles Santos y RVEDIPRESS, la invitación para poder vivir la experiencia en el #GranHotelMiramar, que incluyó participar en la gran fiesta de reinauguración de este majestuoso lugar en la bella Málaga.

Para ver y saber más de las instalaciones, así como reservar tu estancia, tienes el sitio web.

 

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios.

Gracias por compartir en tus redes sociales.