La Palma, una ruta por los encantos de la isla bonita

Costa Norte de la isla bonita. Foto: Visit La Palma.
Las islas Canarias esconden rincones que parecen de ensueño. Tienes que visitar La Palma para descubrir sus lugares imprescindibles.

La isla bonita, como se conoce a La Palma y no es por casualidad, ya que este rincón de las islas Canarias, reserva de la Biósfera desde 2002, es un pequeño tesoro que combina grandes rutas de senderismo entre paisajes volcánicos, playas encantadoras y una exquisita gastronomía.

Todos estos ingredientes forman un exótico cóctel que descubres en cada uno de los lugares que ver en La Palma, a cada paso por la isla y en cada etapa de un viaje, del que es difícil salir sin planear el regreso.

Ruta de los Volcanes de La Palma la isla bonita
Ruta de los Volcanes de La Palma la isla bonita. Foto: Crónico Viajero.

Encantadoras ciudades isleñas

Los Llanos de Aridane es un municipio perteneciente a la provincia de Santa Cruz de Tenerife.
Los Llanos de Aridane es un municipio perteneciente a la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Foto: Crónico Viajero.

El lugar ideal para empezar el viaje a la isla de La Palma es su coqueta capital, Santa Cruz de La Palma, situada muy cerca del puerto y del aeropuerto, los dos puntos principales de entrada a la isla y con un precioso legado colonial que se descubre a través de sus calles adoquinadas repletas de vida, pequeñas tiendas y encantadores cafés. Aunque la isla no presume de sus ciudades, lo cierto es que pasear por el centro de Santa Cruz de La Palma es evocador y relajante a partes iguales.

Y tras ella, el viaje nos lleva hasta Los Llanos de Aridane, una colorida localidad que se erige en uno de los principales centros turísticos de La Palma, pero todavía con aroma a soledad. Desde aquí se inician varias rutas de senderismo y es la ciudad más cercana a algunas de las playas más bonitas de la isla.

Muy diferente, aunque también embriagadora, resulta la pequeña localidad de Tazacorte, con lugares de interés como los antiguos lavaderos o casonas del siglo XVI, pero por encima de todo, con las magníficas vistas del Barranco de las Angustias y la Caldera de Taburiente, uno de los grandes iconos de la isla bonita y que se aprecian a las mil maravillas desde las calles de Tazacorte.

La Palma, uno de los mejores lugares del país para practicar el senderismo

El parque nacional de la Caldera de Taburiente es un área protegida de España, situada en la isla de La Palma, en la comunidad autónoma de Canarias.
El parque nacional de la Caldera de Taburiente es un área protegida de España, situada en la isla bonita de La Palma. Foto: Crónico Viajero.

Si hay algo que caracteriza a La Palma es su magnífica red de senderos, con más de 1.000 kilómetros señalizados que recorren una infinidad de paisajes y posibilidades para cualquier nivel, desde grandes rutas que ocupan todo el día hasta pequeños y encantadores caminos para los menos preparados, aunque con ganas de disfrutar de la naturaleza isleña.

¡Info!  Sierra Nevada: consejos para alquilar apartamentos

Una de las rutas senderistas por excelencia es la que recorre la Caldera de Taburiente, con 15 kms de caminata a través de bosques, paisajes volcánicos, preciosas paredes de piedra y alguna sorpresa en forma de cascada.

Ruta de la Caldera de Taburiente

Aunque la ruta de la Caldera de Taburiente puede ocupar entre seis y siete horas, si la recorres de bajada no es especialmente difícil y el premio durante todo el camino compensa con creces. No es de extrañar que esta sea la ruta estrella de La Palma.

Y aunque esta maravilla acapare gran parte de los focos de excursionistas, esta solo es la punta del iceberg y otras rutas como la que va del Roque de los Muchachos a la Torre del Time, un sendero de 10 kms de distancia y que acaba con unas majestuosas vistas de la isla, o un sendero bastante más corto pero absolutamente espectacular como el camino que parte desde el Roque de los Muchachos hasta el Espigón del Roque (menos de 1 km), que recorre los puntos más altos de la isla de La Palma y que acaba en un bonito mirador que se asoma al mar de nubes que habitualmente acompaña al Roque.

Todos estos senderos y rutas están bien marcados e incluso dispones de toda información del camino, el entorno natural y el contexto en la página de los senderos de La Palma.

Playas de La Palma, el merecido descanso tras una larga ruta de senderismo

Una de las mejores playas vírgenes de La Palma está en Puntallana, se llama Nogales.
Playa de Nogales, de las mejores playas vírgenes de La Palma está en Puntallana. Foto: Crónico Viajero.

La mejor manera de acabar una larga ruta de senderismo por la isla es dándonos un baño de sol y agua en alguna de sus playas, de dimensiones proporcionales a la isla y con aguas de tonos turquesas que nada tienen que envidiar a lugares lejanos.

Una de las más bonitas es la playa de Nogales, a la que se accede tras un intenso camino de bajada que lleva hasta su arena negra. Aunque es una de las preferidas para los amantes del surf, es habitual encontrar muy poca gente en esta playa, rodeada de acantilados, vegetación y aspecto salvaje.

Más playas de La Palma

Más accesibles son las playas de los Cancajos y la de El Charco Verde, de mayor tamaño y cerca de núcleos urbanos, lo que no impide que sean de gran belleza. Además, sus aguas tranquilas invitan al baño y detener el tiempo durante un buen rato estirado sobre la toalla bajo el sol.

¡Info!  7 curiosidades del Park Güell en la historia de Barcelona

Tampoco se queda atrás la pequeña playa de Tazacorte, con una de las mejores vistas que ver en La Palma, con la enorme caldera de Taburiente de fondo, vigilante y omnipresente. Su pequeño paseo marítimo es también ideal para sentarse a admirar las vistas al mar refresco en mano y esperar o bien ir en busca de los cetáceos que suelen pasar por esta zona con algunos de los barcos que parten desde el puerto. No es raro ver calderones tropicales y delfines si decides tomar alguno de estos barcos.

Pero si lo que buscas es una disfrutar del mar con todas las comodidades, las piscinas naturales de La Palma son uno de sus grandes símbolos. Las de La Fajana y el Charco Azul son las dos más famosas y, probablemente, las dos más bonitas de la isla y, además, disponen de un chiringuito en el que el buen rollo y una carta no demasiado extensa pero deliciosa, amenazan con hacerte perder el día entero en ellas.

La Palma, isla de paisajes extremos

Roque de Los Muchachos en La Palma: la isla bonita.
El Roque de los Muchachos es el punto más alto de la isla de La Palma, en Canarias. Foto: Crónico Viajero.

La isla posee también algunos paisajes deslumbrantes, como las salinas de Fuencaliente, un escenario evocador con vistas al Atlántico en el que tiene lugar gran parte de la producción de sal de la isla, otro de sus productos más populares. Visitar estas salinas, además de lo evidentemente vistoso, es un buen ejercicio cultural porque prácticamente toda la producción se queda aquí y es una de las actividades que marcan la actividad isleña.

Pero si se trata de conocer paisajes majestuosos, el más impactante es el que brinda el Roque de los Muchachos, el punto más elevado de la isla y donde se encuentra el Observatorio del Roque de Los Muchachos, uno de los complejos de telescopios más importantes del mundo.

Hablando de los cielos isleños, ¿conoces la Fundación Starlight? Esta organización, entre muchas otras cosas, tiene un listado con los mejores lugares para la observación de los cielos y claro, La Palma es uno de los mejores lugares del planeta para la observación astronómica.

¡Info!  Casa Gazpara en Vigo: restaurante de comida casera

Siguiendo la ruta por las alturas, la última parada nos lleva hasta el Mirador de los Llanos del Jable, una de las vistas más espectaculares de la isla de La Palma y el lugar perfecto para observar la variedad de paisajes de la isla en una sola escena.

La gastronomía, otro de los platos fuertes de La Palma

Una pareja felices de comer papas con mojo.
Una pareja felices de comer papas con mojo. Foto: Visita La Palma.

El carácter palmero se refleja también en su rica gastronomía, llena de productos exquisitos y que son el perfecto compañero de viaje.

El plato más famoso de La Palma y de todas las islas Canarias es el de las papas con mojo, verde o rojo, ambos deliciosos y un perfecto entrante para ir haciendo boca antes de empezar con un plato de gofio, un plato muy popular, pero por encima de todo, muy peculiar y no apto para todos los paladares, pues esta masa de cereales tostados y molidos, puede resultar demasiado contundente para algunos.

Más delicias de La Palma

El riquísimo queso palmero es una exquisitez y no puedes dejar de probar la vieja, un pescado blanco con un sabor que recuerda más al marisco que al propio pescado. Todo esto, acompañado de un buen vino palmero de uva malvasía, tan típico en la isla como difícil de encontrar en otros lugares de la península. Este tipo de uva, por sus especiales condiciones, es de las pocas que ha conseguido sobrevivir a las plagas de filoxera y su sabor de tonos dulces la convierte en polivalente y deliciosa.

Los sabores palmeros son tan intensos como la isla y un buen lugar para acabar el viaje de la mejor manera es hacerlo en el Mercado del Agricultor de Puntagorda, que los sábados por la tarde y los domingos por la mañana, abre sus puertas y es el lugar perfecto para mezclarse en la cotidianidad local y de paso, para hacerse con alguno de estos productos antes de volver a casa.

Los cestos para cargar las uvas que darán el rico vino.
Los cestos para cargar las uvas que darán el rico vino. Foto: Visit La Palma.

Artículo escrito por Tomás García del Blog Viajero Crónico. Puedes ver su artículo: Descubriendo la isla bonita de La Palma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like