Esta ciudad marroquí, es una de esas ciudades exóticas que te dejan huella de alguna u otra forma. Para hablar de ella, sea para bien o para mal, tienes que visitarla y vivirla por un tiempo adecuado, te recomendaría dos o tres días, pero si puedes más, adelante y no dejes pasar la oportunidad de sentir los los imprescidibles, por eso con este artículo me gustaría simplficar tu viaje con el respectivo listado de qué ver y hacer en Marrakech.

Con solo llegar a esta urbe colorida, te empuja a delirar despierto, a querer visitarlo todo. Todo llama tu atención, todo te atrae.

Marrakech es un destino que fue recomendado para viajar el 2017 por el New York Times. 

Qué ver en Marrakech. Marruecos.

Qué ver en Marrakech.

Pretender hacer de todo en tu primera visita a una ciudad, es algo que no recomiendo en lo absoluto. Aunque realmente sí hay mucho por hacer en Marrakech y alrededores desde el primer contacto. 

En apenas 3/4 días no ha sido fácil decidir qué visitar en Marrakech. Gracias a Morocco Dunes Tours, esta tarea se simplificó como por arte de magia.

Babuchas de varios colores en en el zoco de Marrakech. Marruecos.

Babuchas de varios colores en en el zoco de Marrakech.

Qué hacer en Marrakech al sur de Marruecos: Algunos datos

  • Es fácil perderse en Marrakech, sobre todo en su parte antigua, la Medina, declarada Patrimonio de la Humanidad, así como en los lugares de interés cercanos a ella.
  • Marrakech también tiene su parte más moderna y fashionista como es Gueliz, zona que derrocha lujo en sus tiendas, restaurantes y todo tipo de exclusivos establecimientos.
  • Gueliz es el área donde vive la mayoría de extranjeros asentados en esta urbe. No tiene nada que ver con la siguiente foto. 
Interior de una de las calles de la Medina de Marrakech.

Medina de Marrakech. Camino al Riad Ariha.

1. Jeema el Fna o Jamaa el Fna

Si dicen que todos los caminos llevan a Roma, en Marrakech, todos los caminos en la medina llevan al centro neurálgico de la ciudad el Djeema el Fna.

Es el corazón que bombea la sangre hacia todos los lados. 

Puedes hacer de todo en esta plaza principal llena de vida; desde tomarte un té a la menta en lo más alto de la terraza del Café Paris, comprar una infinidad de objetos inimaginables, regateo incluido; así como la maravillosa experiencia de tropezarte y mezclarte con gente de todo el mundo, animales de muchas razas, y todo ello, percibiendo los más variados y exóticos olores que desprenden los puestos de comida callejera. 

Atardecer aquí es una excitante experiencia sensorial.

Jeema el Fna en Marrakech.

Jeema el Fna o Jamaa el Fna en Marrakech.

Atardecer en el Jeema el Fna en Marrakech.

Atardecer en el Jeema el Fna.

2. El Badi Palace

Naranjos y altos muros son los que te dan la bienvenida al Palacio El Badi, construido al finalizar el siglo XVI.

No es difícil sentir entre sus ruinas o restos, la opulencia con la cual fue edificado. El palacio posee además varios jardines que seguro serían el orgullo del Sultán Saadí Ahmed al-Mansur, cuando recordaba en medio de ellos, la victoria sobre el ejercito portugués en el año 1578. Entrada: 10 dírhams.

Interior del Palacio El Badi. Marrakech.

Interior del Palacio El Badi.

3. El Bahia Palace

El Palacio de la Bahía, es un hermosa edificación de finales del siglo XIX.

Su preciosa decoración se debe al hecho de que los mejores obreros y artesanos de Marruecos trabajaron en su construcción, durante seis largos años.

Consiguieron dejar una huella que emboba a cualquier visitante que lo recorre. 

Los jardines tienen 8.000 m2. Entrada: 10 dírhams.

4. Sadian Tombs

Las tumbas saadíes, llevan a cuestas más de 400 años de historia, pero han sido descubiertas hace tan solo 100 años.

Cada tumba denota una decoración digna de admirar, que la Dinastía Saadí ha sabido perpetuar.

Muchas construcciones en el mundo de enorme belleza, sirven como monumentos funerarios como es el caso de este palacio con jardines, colores y mármoles de estilo árabe. Entrada: 10 dírhams.

5. Ben Youssef Madrassa

La Madrasa de Ben Youssef, anexa a la Mezquita del mismo nombre, fue cuando estaba en su esplendor, una de las más grandes de África, ya que albergó hasta 900 estudiantes, que fueron distribuidos para ser instruidos en el Corán, en más de un centenar de celdas. 

Sus mosaicos y grafías esculpidas son obras de arte. Derrochan soltura cultural, que combinadas con altos muros y columnas, hacen que sea un delicioso banquete fotográfico. Entrada: 20 dírhams.

6. Los Zocos

Corre a por té a la menta o disfruta del regateo, un deporte clásico muy arraigado en los zocos de Marrakech. Estos mercados callejeros son como las venas por las que recorres la ciudad. 

En los zocos existen miles de comercios ambulantes y tiendas al uso que hacen que Marrakech vibre en cada paso que das.

No es necesario que compres souvenirs o recuerdos, Marrakech te llega simplemente admirándola o conversando con la amable gente local.

7. Les Tenneries: El Barrio de los Curtidores

Muchos viajeros recomiendan visitar y experimentar los famosos curtidores.

Para llegar a ellos, se pasa por una Marrakech algo más profunda.

En el barrio apenas te encuentras con visitantes extranjeros. Son más numerosos los locales, que se cruzan en tu recorrido con sus miradas y preguntas.

Recomiendo ir acompañado, no se ve peligro inminente, pero intimida un poco al principio, porque te sientes algo perdido y realmente no sabes exactamente el camino por dónde ir.

Existen varias cooperativas en este barrio de curtidores al norte de la medina.

En estos curtidores se trabaja todo el proceso completo de las pieles de animales, que te explica un representante de la cooperativa, de esta interesante industria del cuero artesanal.

Es la materia prima, con la que manufacturan bolsos, babuchas, carteras y otros productos similares.

8. La Koutubia

Al oír los altavoces llamando a la oración, es normal que todos los musulmanes acudan a su interior. También es muy normal retratar la mezquita por ser uno de los símbolos mas visibles de Marrakech, y cuyo famoso minarete se visualiza desde lejos.

La Koutubia, hermana de La Giralda, catedral de Sevilla.

La Koutubia, está a unos pasos de Jeema el Fna y cerca de ella se encuentran unos jardines desde donde puedes disfrutarla e inmortalizarla.

9. Jardín Majorelle

El jardín Majorelle, es sin duda un oasis de cactus, bambúes y otras especies vegetales de los cinco continentes, en la parte norte y más nueva de la ciudad, a las afueras de la medina de Marrakech.

Fueron creados entre los años 1920 y 1930 por el artista francés Jacques Majorelle, cuando Marruecos estuvo bajo el protectorado de Francia.

Más tarde en los 80’s pasaron a ser propiedad del famoso diseñador francés Yves Saint-Laurent, quien evitó su demolición de este lugar público. 

El color azul Majorelle es fascinante y predomina en todas sus instalaciones. Entrada: 70 dírhams.

10. Jardines de la Menara

Las más de 40 variedades de olivos, son testigos de tu visita a este gran parque al oeste de Marrakech.

Muchos de sus habitantes van con sus familias a disfrutar de momentos de sosiego y calma, a orillas de su gran estanque, en donde se reflejan las cimas de los montes Atlas y el pabellón principal.

Jardin de la Menara, Marrakech.

En el interior del edificio central, se pueden ver destellos de la cultura árabe, y también puedes disfrutar de románticas vistas. Entrada: Gratis.

Datos prácticos para visitar Marrakech

Dónde dormir en Marrakech

Existe una variedad de hoteles en Marrakech. Casi todos los tipos de alojamiento para todos los gustos y bolsillos más exigentes. Entre ellos el mítico La Mamounia.

Recomiendo el Riad Ariha, un exótico alojamiento en pleno corazón de la medina, que cuenta con solo cinco preciosas habitaciones o más bien diría suites. Instalaciones con una decoración exótica, personal muy amable y con contundentes desayunos.

Cómo llegar a Marrakech

Para llegar a la Gare (estación en Gueliz) de Marrakech lo puedes hacer a través de Tánger en un tren nocturno en el servicio de primera clase.

Y como te comenté en los consejos para viajar a Marruecos, hay muchos vuelos a Marrakech, tanto directos desde diversas ciudades europeas y marroquís, como en vuelos de conexiones. La ciudad está bien comunicada.

Otros datos y/o recomendaciones

La gente en Marrakech, acostumbrada al turismo, es muy abierta a ayudar en todo momento. Si lo que deseas es comprar souvenirs o recuerdos en los zocos u otros sitios similares, recuerda entregarte al deporte del regateo.

Si estás solo o acompañado, no hacer mucho caso cuando se acercan algunas personas a querer indicar el camino para ir a ver un determinado lugar, algunos pueden hacerte “perder” para pedir luego compensación económica por la “ayuda” recibida.

Preguntando a los locales, te pueden decir amablemente dónde queda algún lugar, así como tratar de ubicarte con un mapa o si tienes internet en el móvil, usar el Google maps u otra app similar.

Como en todo el mundo hay que saber dónde meterse, siempre andando con cuidado ya sea en Marrakech o cualquier otra ciudad.

¿Otros lugares qué ver en Marrakech o alrededores?

En este post encontrarás consejos, recomendaciones y sugerencias para viajar a Marruecos

Otros Artículos sobre Marruecos

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios.

Gracias por compartir en tus redes sociales.