Cuando llegó el email de propuesta para el viaje a la India, lo dudé un poco (por no decir mucho), sobre todo porque ya tenía un viaje organizado por mi cuenta a Roma. Aunque para un viajero empedernido puede parecer fácil el viajar a casi cualquier destino en el mundo, estaba en un dilema con este país. He aquí mi carta abierta con destino a la India.

Taj Mahal. Viaje a la India. Noviembre del 2016.

Taj Mahal. Noviembre del 2016.

Viaje a la India, Un Insospechado Itinerario

Estuve en una incertidumbre cuando recibí el email.

Mi subconsciente fue duro y a la vez tajante, con decirme que al fin y al cabo Roma estaba muy cerca de casa, y que a veces las oportunidades pueden darse una sola vez en mucho tiempo.  

Es así que respondí con un “sí quiero” para viajar a ti, India. No estabas en mis planes del 2016, y aunque había visto por lo menos un ciento de fotos de ti, no lo tenía claro hasta ese “estoy listo” para acudir a tu llamada.

Así lo sentí, mi ahora amiga, teníamos una cita a ciegas, una cata que debía de esperar a que terminase las reuniones en tu capital, Nueva Delhi. Ya sabes bien como va eso de viajar por trabajo.

Un día cualquiera en Nueva Delhi, India.

Un día cualquiera en Nueva Delhi. Noviembre del 2016.

Y, aproveché la ida y el cambio del huso horario para quedarme más días en tus brazos, así al menos ir a Agra, para conocer tu maravilla mundial, el Taj Mahal y porqué no a New Delhi. Visitas en formas de avalanchas de hielo, que desde hacía tiempo, estaban en mi cabeza.

Taj Mahal.Viaje a la India. Noviembre del 2016

Taj Mahal.

Antes de este primer viaje, había leído, que tú cambias la vida a los que se atreven a conocerte en persona. Los haces más espirituales, y cosas de este estilo.

Y Claro, Que Me cambiaste la Vida

Porque viajar y conocer un nuevo destino, es algo que valoro y me aporta mucho, pero no en el modo que siempre escuché o leí. El solo hecho de experimentarte en primera persona, para mí ya fue un cambio de aires que necesitaba, aún por cuatro días, créeme que lo fue.

Eres una caprichosa, llena de juegos que parecen hechos a medida, aptos para un rango de edades. Y además no aptos para personas súper ilusionadas, ni con las expectativas tan altas, esas que haces caer como un castillo de naipes.

No eres apta para personas con prejuicios. Eres apta para quien se atreve a conocer tus dominios, para quien acepta el reto de conocerte sin juzgarte, tocarte, o al menos acariciarte.

Bandeja de comida, es usual en India. Viaje a India.

Bandeja de comida, es usual en India.

Eres de amar u odiar. De blanco o negro.

No eres de media tintas, como estamos acostumbrados en la sociedades más occidentales en las que vivimos. Estás hecha de contrastes, de mezclas, de una batalla constante de diversos pensamientos y fe. De muchas imágenes impactantes.

Me has hecho llorar en el tren exprés camino a Agra. Pero no te preocupes, no fue por tristeza. Fue de felicidad, ya que me trasladaste por unos instantes hasta Iquitos, la tierra que me vio nacer.

¿Qué Más Te Puedo Decir Mi Querida India?

Te sentí por momentos que haces perder la calma, estiras la paciencia hasta unos insospechados límites. 

Haces dudar, preguntar, y hasta haces jurar no volver a sentir tus encantos, aún siendo tú una sublime mujer.

Muchos te juzgan, sin haberte visto. Además no eres para todos, ni tienes porqué serlo, como no lo es ninguna persona o país en el mundo.

No me queda más que decirte que me ha gustado ir hacia ti. Me ha gustado saborear tu encanto, acudir a tu regazo.

En fin, no pensé en llegar a visitarte tan pronto, fui sin hacer muchos planes. Apenas aprendí a gestionar cosas burocráticas como sacar la visa a India. 

Y sabes qué, lo hice de forma online y todo fue rápido.

¡Qué lista eres! Pareciera que deseas que más gente te conozca, gracias a la facilidades brindadas en internet por tu gobierno.

Por cierto, me encantó tu archiconicido Patrimonio de la Unesco, pero más allá de la típica postal que sí me la hice, me sorprendió su historia muy bien contada por el guía del tour que contraté cuando llegué a ti.

Típica postal con el Taj Mahal. Noviembrel del 2016.

Bo Saldaña inmerso en la típica postal con el Taj Mahal.

Yo al menos pienso volver a caer en tus manos, aunque te confieso que no sé cuando. ¡Ay India, cuando yo te vuelva a ver!

Alojamiento en Nueva Delhi

En mi primer viaje a la India, estuve alojado 4 noches a las afueras de la ciudad, en el hotel Radisson Blu Kaushambi Delhi NCR.

Otros Artículos sobre India

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios.

Gracias por compartir en tus redes sociales.