Y en este viaje recién me enteré al visitar las montañas azules, que cogían ese llamativo y espectacular color por los miles y miles de eucaliptos, que en sus faldas y cerca de sus cimas se asientan como si de un infinito jardín se tratase. Es así que por fin visité las Blue Mountains en Katoomba, a las afueras, no tan afueras de Sídney.

blue mountains australia

Y digo por fin, porque cuando viví una temporada en el 2011 en Sídney, siempre decía voy a ir y nunca fui, hasta que regresé -dos veces- el año 2016, a esta parte del planeta, que me encanta. Así que -dicen- a la tercera va la vencida. ¿verdad? 

blue-mountains-sidney-9

Blue Mountains al atardecer.

Es como decirte que te quiero pero nunca te lo demuestro, es así como me siento a veces, sobre todo cuando tengo algún destino muy cerca de casa o de donde esté, con ganas de explorarlo y no lo hago.

blue-mountains-sidney-8

Créeme también tengo excusas para no viajar, aunque no sean las muy típicas, las tengo. 

Si no tiraría la primera piedra ahora mismo y rompería tu pantalla y no podrías leer sobre esta experiencia en un día o 24 horas en Katoomba, las Blue Mountains y sus alrededores.

blue-mountains-sidney-32

Katoomba Street en el centro del poblado del mismo nombre.

¿Y por qué son tan famosas las Blue Mountains?

Felizmente, una pregunta fácil de responder y más haber estado allí hace poco.

Estas Montañas Azules, pertenecen al Blue Mountains National Park, Patrimonio de la Humanidad, declarado por la UNESCO en el 2000, año que coincide con la celebración de los Juegos Olímpicos en Sídney, capital del Estado de New South Wales –Nueva Gales del Sur- en Australia.

blue-mountains-sidney-17

Este parque es inmenso y se encuentra a casi dos horas en coche desde el centro de Sidney -unos 50 kilómetros de distancia– también accesible por tren hasta el poblado de Katoomba.

Desde Katoomba, puedes tomar tours que te lleven a recorrer sus inmensidades y si eres amante del trekking, es un paraíso para ello. 

No está demás decir que también podrías hacerlo por tu cuenta, como lo hice, con coche de alquiler. O en transporte público, aquí te dejo para que planifiques tu viaje en tren, el enlace.

blue-mountains-sidney-31

Entre estas inmensidades se encuentran las Three Sisters – 3 hermanas- una de las atracciones más espectaculares de este entorno, camina hasta Echo Point, lugar idóneo para apreciarlas.

Si vas al amanecer o al atardecer tiene su plus.

blue-mountains-sidney-6

Three Sisters al atardecer.

Desde el lado izquierdo del punto de información turístico al lado de Echo Point, hay una ruta para adentrarse junto a las Three Sisters, camina despacio, hay miradores en el camino y otras rutas, ideales para el senderismo.

Ten en cuenta los horarios.

blue-mountains-sidney

blue-mountains-sidney-2

blue-mountains-sidney-3

Bo Saldaña dentro de Three Sisters.

Después de unas intensas caminatas, y saciados -por el momento- de la inmensa naturaleza, es hora de cenar.

Te propongo comer al estilo Asian Street Food en el Café y Restaurante Basil Nut, uno de los locales en Katoomba Street.

blue-mountains-sidney-37

Basil Nut Cafe & Restaurant.

blue-mountains-sidney-10

Chinese short soup prawn and chicken wonton.

blue-mountains-sidney-11

Peking duck & prawns fried rice.

blue-mountains-sidney-12

Pad Thai prawn & chicken noodle.

Ya saciados, esta vez de deliciosa comida oriental, vamos a descansar en La Maison Boutique Hotel, ubicado muy cerca de Echo Point.

blue-mountains-sidney-13

La Maison Boutique Hotel.

blue-mountains-sidney-5

Habitación con cama amplia en La Maison Boutique Hotel.

En la mañana después del desayuno -incluido en la reserva- nos dirigimos a pocos pasos en la misma calle a la fábrica de Chocolate.

blue-mountains-sidney-14

Podemos experimentar aquí por ejemplo, derretir nuestro propio chocolate en un sistema no moderno, para así disfrutar de un dulce momento antes de seguir explorando Katoomba. 

blue-mountains-sidney-15

Pon el chocolate a tu gusto para derretirlo de una forma artesanal.

Ya con suficiente energía, vamos a deleitarnos con muchas vistas espectaculares. 

En la ruta existen varios puntos para poder deleitarte del Blue Mountains Park. Como por ejemplo este desde el Landslide Lookout.

blue-mountains-sidney-16

Vistas desde Landslide Lookout.

Y seguimos

Después de una ruta y hacer fotos en los Lookouts nos vamos al Scenic World. Un parque con muchas actividades para hacer en solitario o en familia.

Aquí se encuentra el Railway más empinado del mundo con 52º de inclinación, con tu entrada puedes subir y bajar las veces que quieras. 

Esta vía en su momento, fue usada por los trabajadores de las minas de carbón.

blue-mountains-sidney-20

Scenic Railway.

En el Scenic World puedes comprar recuerdos o souvenirs. Asimismo puedes comer en su restaurante Eats 270 con espectaculares vistas.

blue-mountains-sidney-28

Eats 270 metro de elevación.

Si no optas por comer en el Scenic World, vamos de regreso a Katoomba. Esta vez vamos por Fish ‘n Chips en una de las calles principales del poblado.

blue-mountains-sidney-35

Blue Mountains Sea Food.

blue-mountains-sidney-34

Fish ‘n Chips en Katoomba.

¡Espera!

Antes de terminar la visita a Katoomba y las Blue Mountains, acompáñame a comprar flores. Son para una amiga, quien nos espera esta tarde en North Sídney, para cenar. 

blue-mountains-sidney-36

blue-mountains-sidney-38

Hasta luego a Katoomba, espero volver pronto para seguir explorándote y tus alrededores. 

¿Conocías la existencia de las Blue Mountains. Si has ido qué tal tu experiencia?

Si tienes alguna duda o lo tuyo es hacer aportes, te espero en los comentarios.

Gracias por compartir en tus redes sociales.